La propiedad distributiva nos permite abrir paréntesis, incluso cuando estos incluyen más de un miembro. Según la propiedad distributiva, para abrir unos paréntesis debe multiplicarse cada miembro del primer paréntesis con cada uno de los miembros del segundo paréntesis, prestando especial atención a los signos.

Ejemplo de un ejercicio en el que se aplica la propiedad distributiva:

(5+8)∗(7+2)=

Gracias a la propiedad distributiva, podremos simplificar el ejercicio. En primer lugar, multiplicamos cada uno de los miembros del primer paréntesis por cada uno de los miembros del segundo paréntesis. Así, obtendremos lo siguiente:

(5+8)∗(7+2)=

5∗7+5∗2+8∗7+8∗2=

35+10+56+16=

117

Ejercicios para practicar la propiedad distributiva:

  • (x−4)∗(x−2)=x2−2x−4x+8=x2−6x+8
  • (x+3)∗(x+6)=x2+6x+3x+18=x2+9x+18