Cuando se nos plantea un problema por escrito, la forma en poder «traducirlo» a lenguaje matemático es mediante su transformación en una expresión algebraica, pero ¿qué son las expresiones algebraicas?

Incógnita: se trata de una letra que representa un valor numérico, por ejemplo, X o Y. Esta letra hace referencia a un valor numérico desconocido que debemos averiguar. Por ejemplo: si X + 5 = 8, podemos adivinar que el valor numérico de X es 3.

Una expresión algebraica es una combinación de incógnitas (letras o valores numéricos) y operaciones (como la suma, la resta, la multiplicación, la división, etc.). No existe limitación en cuanto a la cantidad de números, incógnitas u operaciones que pueden aparecer en una expresión algebraica. Además, no siempre tiene que haber una incógnita en la expresión algebraica, aunque sí tendrá un valor numérico determinado.

Veamos algunos ejemplos de expresiones algebraicas sin incógnitas:

11 = 4 + 7

3 = 9 / 3

1 = 3- 2

16 = 2 * 8

Aquí podemos ver que todas las expresiones están compuestas por números y, cuando no hay incógnitas, sabemos el resultado de las operaciones llevadas a cabo dentro de la expresión (sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, etc.)

Ahora, observemos los siguientes ejemplos con incógnitas:

X + 5

X – Y = 2X

A * ½ = -5

X2+ 6

En este caso, los ejemplos incluyen números, incógnitas (representadas mediante letras) y operaciones matemáticas (sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, etc.).