La resolución de una ecuación utilizando la propiedad distributiva está relacionada con la necesidad de abrir los paréntesis como primer paso para después poder simplificar los miembros similares. Cuando una ecuación contiene uno o más pares de paréntesis, debemos comenzar por abrirlos todos y después proseguir con la siguiente fase. 

A continuación, te dejamos algunos ejemplos donde se aplica este método:


Ejemplo 1:

2(X+3)=8

En esta ecuación, podemos ver claramente unos paréntesis. Para comenzar, debemos abrirlos (es decir, recurrir a la propiedad distributiva) y después podemos proseguir con las siguientes fases del ejercicio.

2X+6=8

2X=2

X=1

El resultado de la ecuación es 1.


Ejemplo 2:

5(X+2)= 3(X+4)

En esta ecuación, vemos claramente que hay dos pares de paréntesis, uno en cada miembro. Para comenzar, debemos abrirlos (es decir, recurrir a la propiedad distributiva) y después podemos proseguir con las siguientes fases del ejercicio.

5X+10=3X+12

2X=2

X=1

El resultado de la ecuación es 1.

.