Perímetro: cálculo de todos los lados del triángulo

Para calcular el perímetro de un triángulo, todo lo que debes hacer es sumar sus lados. Si tienes toda la información necesaria, podrás resolver un problema de este tipo en cuestión de segundos, por ejemplo:

Se nos da un triángulo cuyos lados tienen las siguientes medidas:

A=5

B=8

C=6

En este caso, el perímetro del triángulo equivaldrá a 19.

Si se nos da un triángulo cuyos lados tienen las siguientes medidas:

A=2

B=4

C=6

Su perímetro equivaldrá a 12.

Si se nos da un triángulo cuyos lados tienen las siguientes medidas:

A=5

B=5

C=5

Su perímetro equivaldrá a 15.

«Entonces, ¿cuál es el problema a la hora de calcular el perímetro de un triángulo?»

¡Buena pregunta! Muchos problemas para calcular el perímetro de un triángulo nos facilitan toda la información necesaria con el fin de que podamos practicar. No obstante, es muy probable que en un examen tengamos que resolver un problema de este tipo en el que también tengamos que hallar las medidas de los lados, es decir, antes de calcular el perímetro del triángulo, deberemos llevar a cabo otras operaciones para obtener toda la información que nos hace falta.

  • Hallar el valor de los lados cuya información desconocemos.
  • Suma de todos los lados para hallar el perímetro.

Por ejemplo: se nos da un triángulo equilátero del cual un lado mide 4 y se nos pide que averigüemos cuál es su perímetro. Está claro que en el caso de un triángulo equilátero todos sus lados son equivalentes, por lo que, en este caso, su perímetro equivaldrá a 12.

Enunciado: se nos da un triángulo isósceles cuyo lado A mide 12 y cuyo perímetro equivale a 68. ¿Cuánto mide la base? Respuesta: dado que en un triángulo isósceles los lados opuestos son equivalentes, el lado B también medirá 12. Hasta aquí, la suma de ambos lados opuestos equivale a 24. Para averiguar cuánto mide la base del triángulo, deberemos restar el valor de los lados opuestos al valor total del perímetro, es decir: 68-24=44. Así, la base equivaldrá a 44.

Enunciado: se nos da un triángulo equilátero cuyo perímetro equivale a 90. ¿Cuánto miden sus lados? Respuesta: en un triángulo equilátero, todos los lados miden lo mismo. Dado que el perímetro es de 90, cada lado medirá 30.

Enunciado: se nos da un triángulo isósceles cuyo perímetro equivale a 72 y cuyo lado B mide 10. ¿Cuánto mide la base? Respuesta: dado que en un triángulo isósceles los lados opuestos son equivalentes, el lado A también medirá 10. Para averiguar cuánto mide la base del triángulo, deberemos restar el valor de los lados opuestos al valor total del perímetro, es decir: 72-20=52.

Así, la longitud de la base es 52. 

¿Quieres aprender más sobre las características de cada tipo de triángulo? Ve este vídeo:

Fallos tontos a la hora de calcular el perímetro

Hallar el perímetro de un triángulo es muy sencillo y lo único que requiere es que domines la suma. Algunos problemas tendrás toda la información necesaria relativa a los lados del triángulo, pero en otras ocasiones tendrás que hallar tú solo la información que te haga falta teniendo en cuenta las características de cada tipo de triángulo: rectángulo, isósceles, equilátero, etc. 

Por ello, es importante que te sepas al dedillos las características que distinguen a cada tipo de triángulo. La mejor forma de memorizarlas es mediante una tabla que contenga la siguiente información:

  • Nombre del triángulo
  • Delineado del triángulo
  • Características específicas del triángulo
  • Un ejemplo de problema

¿Cómo practicar con problemas de cálculo del perímetro de un triángulo?

La clave para llegar a lo más alto es practicar cuantos más problemas mejor y de cuantos más tipos, mejor. Como ya hemos dicho, no en todos los problemas se te facilitará toda la información, sino que tendrás que hallarla con los datos que sí se te hayan proporcionado. Es importante que recuerdes que muchas veces nos ceñimos únicamente a los ejercicios fáciles que nos marcan como deberes, pero es mejor si salimos de nuestra zona de confort y practicamos con ejercicios un poco más difíciles. Tenemos una propuesta para ti: para repasar las características de cada tipo de triángulo, practica con varios problemas por cada tipo; así interiorizarás mejor sus características. Por ejemplo: haz diez ejercicios sobre triángulos isósceles, otros diez sobre triángulos equiláteros, etc. Luego mezcla distintos tipos de problemas: algunos en los que se te da el perímetro y se te pregunta cuál es la longitud de cada lado; algunos en los que se te da el valor de un lado y debes hallar el perímetro...

«No consigo resolver todos los problemas en el examen. ¿Qué hago?»

Esto sí que es frustrante: te quitan puntos del examen por no saber gestionar el tiempo, no porque no te sepas la lección. Es recomendable que «investigues» el examen y comprendas si es solamente algo puntual o, por el contrario, algo más crónico. Háblalo con tu profesor para descubrir cuál es la razón:

  • los nervios hicieron que te quedaras en blanco
  • no te sabías todo el contenido de la lección
  • necesitas que te den más tiempo 

¿Por qué vale la pena resolver problemas sobre perímetro?

¡Los problemas en los que debes hallar el perímetro de un triángulo son esenciales! ¿Por qué? La suma de los lados no requiere más que saber sumar. No obstante, cuantos más problemas resuelvas, más aprenderás sobre los triángulos y las características de cada uno de ellos. Te recomendamos que practiques problemas de este tipo con el máximo número de tipos de triángulos. Así aprenderás de manera integral todo lo que hay que saber sobre los triángulos.

Calcular el perímetro: una pregunta relevante para todos los cursos

No importa el curso al que vayas, hallar el perímetro de un triángulo es uno de los temas más recurrentes en todos los grupos, si bien con distintos niveles de dificultad.

Clases particulares de matemáticas: ¿cuándo las necesitas?

Aunque tus notas en matemáticas sean buenas, una clase particular nunca te vendrá mal. ¿Por qué?

  • Te ofrece un marco educativo dijo en el que reforzar tus conocimientos.
  • Te permite explorar tu potencial en matemáticas.
  • ¿Te has atascado? Siempre tienes a quién preguntar.
  • ¿Dominas el temario aprendido? Siempre puedes ampliar.

Hoy en día, las clases particulares pueden tener lugar en casa del alumno, del profesor o ¡en línea! Te recomendamos que no esperes a que se acerque el examen. Es de sobra sabido que, cuanto más cerca está un examen, más aumenta el estrés y más se reducen los niveles de concentración. Estudiar de manera progresiva y constante es lo más efectivo y es la forma en la que no solo obtendrás mejores notas, sino que también disfrutarás más del estudio.